Ir al contenido principal

Una experiencia muy personal


He de ser honesta, en el momento que todo inició, ya el año me había presentado varias vueltas en mi vida que me hacían cuestionar muchas cosas. Sin embargo, en esta primera semana de marzo emocionalmente estaba algo inconstante con mis acciones diarias y algo perdida en el tema  del auto control y auto gestión.  Fue esta semana donde entré en un proceso reactivo que se convirtió en la suma de todos los miedos para mí, y es que cada cosa que acontecía la sentía como lo peor que me pudo haber pasado, y se fueron llevando a cabo circunstancias que me descompensaron mental, emocional y físicamente.

Como coach, consultora y mentora pude entender algo con claridad, requería hacer una pausa, y aunque la cuarentena había iniciado  sentía que todo estaba en contradicción a pausar. El estrés constante de lo que estaba pasando a nivel global, mis hijos resfriados,  la incertidumbre de los ingresos y las actividades que estaban en lista de acción para marzo entre tantos cambios y responsabilidades….colapse.

Busque tomarme una noche, un día, una hora y no me fue posible. Busque tomar distancia, y entre mi mente y mis emociones no me encontraba el cómo ni el cuándo hacer. Luego pensé: ¿Cuántos de mis amistades y seres queridos podían estar pasando algo parecido a mi o sencillamente pasando por algo fuerte? Y me decidí a mandarle un mensaje a cada uno. Y pues, si me conoces  bien sabes que dispongo de una lista de mis amistades, de esas personas que en un dar y recibir ya sea constante o periódicamente suman y te permiten sumarles en esta experiencia a la que llamamos vida. Pasé a  orar por cada uno de ellos y sus familias mientras les enviaba un mensaje creado como plantilla de forma individual y a esperar respuesta. Pude dedicarme a pensar un poco.

Dentro de este periodo no había podido callar mi mente y sinceramente yo no me estaba ayudando, leyendo mensajes desde correos, redes, noticias, escuchando a mi familia y sobre todo permitiéndome estar en un proceso reactivo o casi robótico 24/7 y con una culpa, ¡sí! Una culpa muy grande que me apretaba el pecho pues sentía que debía ayudar, aportar, ¡hacer algo! Crear contenido, levantar un curso, un programa gratuito ¡algo! Sentía, creía, que estaba haciendo tanto y a la vez haciendo nada en un momento tan particular...¡ Qué difícil es sentirse así!, cuando respiraba un poquito llegaban esas conversaciones incomodas de ¿y las cuentas por pagar? ¿hay algo por cobrar? ¿qué hacemos si…? Me sentía, tan agotada, tan drenada, tan encarcelada, y no, no por las paredes de mi apartamento, si no por mi propia mente, mis emociones, todo estaba inestable y no podía permitirme ignorar lo que me estaba pasando, estaba muy anuente que tenía facilidad para ignorarlo si lo permitía, pues un día debo confesar que me fue muy fácil hacerlo… metida viendo series, pelis y demás me distraje un mundo, pero ese tipo de “curitas” son de las peores.. al día siguiente la culpa se vuelve exponencial, el uso del tiempo  se siente ineficiente, inefectivo en estos casos en donde existe un llamado de trabajo interno.

 Me di cuenta entonces que llevaba más de 2 semanas en este sentir, en este “sobrevivir” y a pesar de tener pequeñas dosis de gratificación al recibir la apreciación de mi familia por la comida, por los ratos de estudio, aun me sentía carente, triste, emocional y ausente. Luego todo cobro sentido,  me decidí a meditar, tenía más de 3 semanas sin hacer nada por mi…. nada en mi rutina, sin meditar, ni yoga, ni respiración, nada…es más, mi agenda, mi computadora, mi organización diaria, nada lo había tocado. Por otro lado, mi descanso era muy pobre, no dormía bien para nada y tomaba café como agua durante todo el día….¡EN RETROSPECTIVA, ESTABA EN UN PROCESO DE DUELO Y NO LO HABÍA ENTENDIDO, HASTA ESTE MOMENTO!

Comprendí que al saber de todos los cambios que iba a traer el año ya había entrado en un proceso de negación y de autosabotaje pero al caer todo “ de improviso” de forma tan general y tan radicalmente me había pasado de negación a luto sin darme cuenta. 

Comprendí él porque estaba como congelada a nivel profesional… ni contenido, ni ofertas, ni opciones, ni contacto con mi ámbito profesional, de contribución, de aporte me eran posible, y es que una creencia que me auto impuse hace no mucho tiempo atrás es que para poder ayudar, aportar , brindar apoyo debo asegurarme de estar bien, de estar centrada, de estar fortalecida, de estar conectada y  en este momento estaba muy lejos de esto.  Increíblemente esta sencilla conclusión pero honestamente difícil de lograr en este momento de: "Ok, no sé qué pase, no sé si quiera en realidad que está pasando, pero entiendo que lo primero que debo hacer es atenderme, entenderme y centrarme"...Ufff….. respire, sentí que respire profundo por primera vez en mucho tiempo y me cerré el día llevándome a  liberarme de tanta ansiedad arreglando y modificando los espacios de mi hogar, ese día pude dormir.


Comentarios

@KhalyEsmeralda

Entradas más populares de este blog

Discutiendo frente a Nuestros hijos ¡Que mala costumbre! ¿Oh no?

En mi experiencia personal  hay una cantidad finita de tipos de discusiones entre parejas. En ciencia nos comunicamos con un objetivo, siempre y depende de nosotros tener claro cual es.
El reconocer que como dos individuos con experiencias distintas, crianzas distintas y gustos distintos siempre traerá diferencias en opiniones es más que una obligación para vivir y convivir en pareja.

Interiorizar que el objetivo de las discusiones no es el simple hecho de exteriorizar los sentimientos, si no más bien el de encontrarle solución  a una disyuntiva o de al menos llegar a un acuerdo, permite explorar mejores formas de abordar esta constante en las relaciones en pareja.
Al ser padres, muchos optamos por dejar las discusiones fuera de la vista de nuestros hijos y en muchas ocasiones lo hacemos en sus narices, pero "a puertas cerradas", lo que en mi opinión personal agrava más las conclusiones que pueden sacar nuestros hijos de esta acción.
Al ser padres la labor de analizar nuest…

¿Qué hago con tantos CRAYONES?

Hoy en el momento de pintar con los peques , vi la caja de zapatos infestada de pedacitos de crayones y me dije "Algo hay que hacer con esto y ya"... me dirigí a YouTube y vi un sin fin de posibles soluciones entre ellas pinturas, masillas y formas nuevas.
Solo tuve que mencionar la posibilidad de un "proyecto especial" y #EsmeConversa y #EzioElCreativo ya estaban "Full Engaged" jajajaja
Así que luego del "manos a la obra" les dejo una #MummyActividad súper eco friendly ya que es reciclaje de crayones con los peques. Los pasos son sencillos y cada uno con su aprendizaje:
Recolectar todos los crayones - Esto es un trabajo para ellos, en mi caso, como son dos fue un ejercicio de trabajo en equipo. Mientras uno traía donde colocarlos el otro se encargaba de traerlos.Dividirlos en los colores - Esto igual es un trabajo 100% de los peques. Aproveche para repasar los colores en ingles, español y francés. A reconocer si hay mucho o poco. Si esta lleno …

¿Cómo mantener el enfoque en la crianza de mis hijos?

En este post tan especial quiero compartir contigo mi visión de esta experiencia de vida llamada Maternidad, gracias a esta pregunta que me efectúo hace ya un tiempo una mummyta muy querida.Para mí la Maternidad es una Toma de Decisión Diaria, una Acción de Toma de Consciencia y Responsabilidad Diaria, un reconocer la Misión de Vida que tengo , una Responsabilidad de Educar, Criar, Guiar y AMAR a 2 seres humanos hermosos que tengo la libertad de llamar HIJOS.
Una Misión en donde debo sentir a diario LO QUE ES y LO QUE NO ES. Mis DEBERES y mis DERECHOS.
 Una misión que al asumirla  me lleva a mantenerme en constante educación para conocer la mejor manera de llevarla a cabo este ROL con Convicción, Amor y Pasión.
Un ROL en donde debo entender que mis hijos son el 50% Yo y 50% mi Esposo y que esto nos exige sostener una constante Comunicación Efectiva y Afectiva para juntos lograrlo en Amor
En donde habrán días donde uno dará más y otro menos pero en conjunto lograremos a diario el 100%,
Un…